PROTEÍNA VEGETAL VS. ANIMAL

 PROTEÍNA VEGETAL VS. ANIMAL

Imágenes: Foto de Comida creado por azerbaijan_stockers – www.freepik.es

¿CÚAL ELEGIR?

Por la cantidad de aminoácidos y el valor biológico, la proteína de origen animal representa grandes beneficios. Quienes no pueden consumirla, también tienen alternativas en leguminosas y vegetales.

Está claro que la proteína es aliada fundamental en la formación de músculos fuertes y definidos, el debate se abre cuando hay quienes tienen que elegir entre consumir la de origen animal o la vegetal, bien sea por gustos, convicciones o religión. Lo que sí es cierto es que ninguna de las dos es buena o mala, ambas se pueden consumir, solo que, de acuerdo con el objetivo, tal vez una de ellas sí sea mejor que la otra.

Todas las proteínas tienen funciones que van más allá de la formación muscular: protegen el sistema inmune, ayudan en el control del apetito, promueven la saciedad, tienen propiedades antimicrobianas, antiinflamatorias y antioxidantes, “todo esto no lo tienen las proteínas de origen vegetal, la forma más completa de encontrar todos esos factores se logra más con la animal que con la vegetal”, explica Andrés Felipe Zapata Muriel, nutricionista deportivo.

Si bien la oferta para una y otra opción es amplia: pollo, pescado, carne, atún, huevos. Y de origen vegetal: leguminosas, fríjoles, garbanzos, lentejas, productos derivados de la soya, alcachofa, cereales, semillas, ¿cuál escoger? ¿cuál funciona mejor en mi cuerpo? ¿cuál me representa más beneficios? Aquí algunos argumentos.

“Hay que diferenciar entre digestión y asimilación. Las proteínas de origen vegetal tienen más fácil digestión, pero su absorción es más lenta, por eso, se recomiendan las de origen animal”

Andrés Felipe Zapata Muriel

AMINOÁCIDOS Y VALOR BIOLÓGICO

Quienes conocen del tema, saben que aquí gana la proteína de origen animal, pues de ambos componentes la vegetal tiene niveles menores. Explica Zapata que existen 20 aminoácidos (compuestos orgánicos que se combinan para formar proteínas): 12 no esenciales que produce el cuerpo y 8 esenciales que se obtienen a través del consumo de proteínas en la dieta. “Según las tablas que manejamos, la sumatoria de aminoácidos de productos de origen vegetal es menor a la sumatoria de aminoácidos que tienen los productos de origen animal”.

En términos de valor biológico hay que saber que las proteínas una vez en el cuerpo se transforman en nitrógeno y esta sustancia es la que, realmente, se utiliza para la formación de músculo. “Aquí hay dos asuntos: la cantidad de nitrógeno que se retiene y la cantidad que se absorbe. Si comparamos el nitrógeno que se retiene al comer unos huevos y al comer garbanzos, de estos últimos al final el cuerpo retiene menos. Por eso, se ha dicho que las proteínas de origen animal superan en esos dos parámetros a las de origen vegetal”.

Un dato adicional: investigaciones demuestran que lo más importante en el consumo de proteínas es la cantidad de leucina que recibe el organismo, pues es un aminoácido que permite que el cuerpo forme masa muscular y se recupere mejor. “Las proteínas de origen vegetal son muy bajas en leucina, las de animal son más altas, por eso, una persona vegana o vegetariana puede hacer deporte y tener masa muscular normal, pero nunca se verá un culturista vegetariano con excesiva masa muscular. Quienes no consumen proteína animal se recuperan más lento después del ejercicio y aunque el mercado ahora ofrece proteínas adicionadas con leucina, aún falta mucha investigación en eso”, agrega el nutricionista.

Al respecto, cuando se trata de suplementación, dado que esta parte de la población no consume proteína derivada del suero de la leche, muchos acuden a una mezcla de proteínas de origen vegetal: arveja, trigo, centeno, quinua, amaranto, arroz, una combinación con la que se busca igualar la del suero de la leche, pero que difícilmente pueden compararse sus valores, “los requerimientos son los mismos. La de suero es 11% de leucina, mientras que productos como la soya apenas tienen 8%, entonces estas combinaciones no se podrían comparar con el suero de la leche”, agrega Andrés.

Mira la Receta para hacer este Delicioso Sandwich de Espinaca

¿CÓMO SELECCIONAR LA SUPLEMENTACIÓN?

Lo primero, y que muy pocas personas hacen, es tener una química sanguínea completa, es decir, exámenes para determinar los niveles de colesterol, triglicéridos, glucosa en sangre y función renal. Adicional a esto, es necesario tener siempre acompañamiento nutricional por parte de un especialista, pues si la persona no hace parte de la corriente del vegetarianismo, hay que optar por un producto de buen sabor, buena asimiliación y, por supuesto, que sirva como complemento del plan nutricional.

“las proteínas nunca se usan para reemplazar una comida, ni desayuno ni cena, pues comer bien es la mejor manera de nutrir el cuerpo”

Apunta el experto.

Comentarios de facebook

artículos relacionados

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *